Síntomas y causas de los Síntomas

 Para confirmar el diagnóstico de la afección es necesario presentar al menos dos de los cuatro signos o síntomas primarios de sinusitis crónica y una inflamación nasal confirmada.  Estos síntomas son:

 Rumorea gruesa e incolora, o drenaje por la parte posterior de la garganta (drenaje retro nasal) Congestión u obstrucción nasal que provoca dificultades para respirar por la nariz Dolor, sensibilidad e hinchazón alrededor de los ojos, mejillas, nariz y frente Reducción  de los sentidos del gusto y el tacto en los adultos, y tos en los niños.

 

Otros signos y síntomas son:

·        Dolor de oídos Dolor en la mandíbula y dientes superiores

·        Tos que empeora por la noche

·        Dolor de garganta

·        Mal aliento (halitosis)

·        Fatiga o irritabilidad

Nauseas 



La sinusitis crónica y la sinusitis aguda tienen signos y síntomas similares, pero la sinusitis  aguda es una infección temporal de los senos paranasales que suele asociarse con el resfrió.  Los signos y síntomas de la sinusitis crónica son más prolongados y suelen causar más fatiga.  La fiebre no es un signo frecuente de la sinusitis crónica, pero si puedes tener fiebre si padeces sinusitis aguda.

 

¿Cuándo consultar al médico?

Puedes tener varios episodios de sinusitis aguda, con una duración menor a cuatro semanas, antes de desarrollar sinusitis crónica.  Es posible que te deriven a un alergista u otorrinolaringólogo para que te evalúen y te brinden un tratamiento.  Pide una consulta con el medico si: Tuviste sinusitis muchas veces y la afección no responde a un tratamiento Tienes síntomas de sinusitis que duran más de siete días Los síntomas no mejoran luego de visitar al médico Consulta a un médico de inmediato si tienes algunos de los siguientes  síntomas, que podrían indicar una infección grave:

 

Fiebre alta Hinchazon u enrojecimiento alrededor de los ojos

Dolor intenso de cabeza

Confusion Vision dobleu otros cambios en la vista Rigidez en el cuello

Causas

 Estas son algunas de las causas frecuentes de la sinusitis crónica:

Polipos nasales:

Consisten en el crecimiento de tejido y pueden bloquear  las fosas nasales o los senos paranasales.  Tabique nasal desviado. Si el tabique nasal (la pared entre las fosas nasa- les) esta desviado, puede restringir o bloquear los senos paranasales.

Otras afecciones. Las complicaciones de fibrosis quística, reflujo gastroesofágico o VIH y otras enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario pueden bloquear las fosas nasales.

 

Factores de riesgo

Presentas mayor riesgo de padecer sinusitis crónica o recurrente si tienes: Una anormalidad en las fosas nasales, como el tabique nasal desviado o pólipos nasales Asma, que está muy relacionada con la sinusitis crónica Sensibilidad a las aspirinas que provoca síntomas respiratorios

 Un trastorno en  el sistema inmunitario, como VIH / SIDA o fibrosis quística Rinitis alérgica (fiebre del heno) u otra alergia que afecta los senos paranasales Exposición regular a contaminantes como el humo del cigarrillo

 

Prevención

 Adopta estas medidas para reducir el riesgo de contraer sinusitis crónica: Evita las infecciones de las vías respiratorias superiores. Minimiza el contacto con personas que estén resfriadas.  Lávate frecuentemente las manos con agua y jabón, en especial antes de las comidas.  Controla tus alergias. Con la ayuda de tu médico, mantén los síntomas bajo control.  Evita el humo de cigarrillo y el aire contaminado. El humo de tabaco y los contaminantes del aire pueden irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales.  Usa un humidificador. Si en tu casa el aire es seco, como ocurre si tienes calefacción mediante aire caliente forzado, humidificar el aire puede ayudar a prevenir la sinusitis.  Asegúrate de mantener el humidificador limpio y sin moho limpiándolo bien y con regularidad.

 

Remedios caseros para la Sinusitis

La sinusitis es una patología que se caracteriza por la inflamación del tejido de los senos para-nasales, un espacio que se llena de aire en el cráneo.  La principal causa de esta inflamación se debe a la aparición de hongos, virus o bacterias.  Los senos para nasales se encuentran detrás de la frente, las mejillas, los huesos de la nariz y los ojos. 

Cuando los senos para-nasales están completamente sanos, permiten el transito del aire y eliminan la mucosa impidiendo la obstrucción.  Sin embargo, cuando los patógenos se alojan en ellos causan inflamación, dificultando el transito del aire y la eliminación del moco.  Los síntomas de la sinusitis son dolor en la región del rostro, la cabeza, el cuello, fiebre superior a los 38, mal aliento, excesiva mucosidad, malestar general y tos.

 

Existen dos tipos de sinusitis:

La sinusitis aguda que no se extiende por más de tres o cuatro semanas y la sinusitis crónica, la cual se caracteriza de la inflamación y la persistencia de la enfermedad por más de por el agravamiento tres meses.

  En el caso crónico, los médicos pueden recomendar la intervención quirúrgica, lo cual puede ser peligroso.  Sin embargo, se ha comprobado que la medicina natural es un excelente tratamiento alternativo a la cirugía que se convierte en un aliado poderoso al tratamiento antibiótico que se receta antes de decidir operar.  A continuación te mostraremos a los más efectivos remedios caseros para curar la sinusitis y algunos consejos para beneficiarios al tratamiento.

 

Eucalipto

El eucalipto es uno de los remedios más efectivos para tratar la sinusitis, debido a sus propiedades descongestionantes, expectorantes y anti-inflamatorias.  La manera mas comun para tratar la sinusitis con eucalipto es respirando vapores de eucalipto y agua hervida.  Para ello solo necesitas varias ramas de eucalipto, colocarlas en una olla con agua y esperar a que hierva la mezcla.  Debes respirar el vapor de eucalipto cubriendo tu cabeza con un paño, acercando tu rostro a la olla lo más posible, su olor es mentolado y fuerte, pero despeja casi inmediatamente las vías respiratorias, pudiendo expulsar el exceso de mucosa con rapidez.

 

Solución salina casera

Para realizar una solución salina solo necesitas agua y un poco de sal o bicarbonato.  Debes calentar la mezcla hasta que este tibia y aplicarla en las fosas nasales.  Esto ayudara a despejar las vías respiratorias eliminando todo tipo de impurezas, como la mucosa y con ello te sera mas sencillo respirar. 

Aceites esenciales de hierbas aromáticas

Los aceites esenciales de hierbas como la lavanda o el limón son excelentes agentes naturales remediar la congestión nasal.  Por ejemplo, la lavanda es un calmante natural que ayuda a conciliar el descanso y el aceite esencial de limón funge como eficaz analgésico y antibiótico. 

 

Ajo El ajo es sin lugar a dudas una bendición de la naturaleza

Esto se debe a una enorme cantidad de propiedades beneficiosas para la salud.  El ajo es un poderoso antiinflamatorio y antioxidante, que puede ayudar a tratar enfermedades cardiovasculares.  De hecho, muchos médicos recomiendan el consumo de pastillas de ajo como acompañamiento o sustituto temporal de los tratamientos de la hipertensión.  Sumado a ello, el ajo es un antibiótico natural eficaz para combatir todo tipo de infecciones víricas, microbianas, fúngicas y bacterianas.  Por eso, es ampliamente utilizado en compañía de la miel o el limón para tratar toda clase de enfermedades patógenas.

 

Pimienta de Cayena

La pimienta es un excelente descongestionante natural, por ello es excelente para limpiar las impurezas que se alojan en los senos paranasales con suma rapidez.  Puedes consumirla en infusión, acompañándola con dos cucharadas de miel y zumo de limón.  Agregar estos elementos a la infusión le confiere propiedades antivíricas, antimicrobianas y antibacterianas a la mezcla.  Puedes consumir infusión de pimienta de cayena siempre que sientas congestión, especialmente en la noche, cuando suele ser más molesta su presencia en el organismo.

 

Té Verde

El té verde es conocido en todo el mundo por sus amplias propiedades curativas, las cuales le hacen efectivo tanto para perder peso, como para tratar todo tipo de enfermedades;  como la sinusitis.  Esto se debe a su enorme cantidad de antioxidantes, lo cual es beneficioso para la regeneración de las células, las cuales permiten el correcto funcionamiento del organismo, lo cual incluye al sistema inmunológico.

 La cantidad recomendada de Té verde es de dos cucharadas por taza.  Debes consumirlo de tres a cuatro veces por día mientras estés tratando la enfermedad.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente