Ingredientes necesarios

 

2 cdas. de aceite de oliva

 

1 cebolla grande, picada finamente

 

4 zanahorias, sin piel y picadas finamente

 

2 tallos de apio, picados finamente

 

2 dientes de ajo, triturados

 

350 g de carne de res magra, molida

 

150 g de champiñones, picados

 

300 ml de caldo de res bajo en sal, diluido, o casero (pág. 28)

 

150 ml de vino tinto o caldo de res adicional

 

400 g de tomates picados de lata

 

2 cdtas. de pasta de tomate

 

1 cdta. de orégano seco o hierbas mixtas

 

¼ de taza (15 g) de perejil picado

 

10 hojas de lasaña (pasta instantánea)

 

⅓ de taza (40 g) de queso Cheddar maduro, rallado

 

SALSA

¼ de taza (30 g) de harina de maíz

 

600 ml de leche baja en grasa

 

Una pizca de nuez moscada en polvo

 

 

Preparar las instrucciones 

Para la salsa de carne, calienta el aceite en una olla grande a fuego bajo. Añade las cebollas y cocina 5 minutos a fuego medio, moviendo de vez en cuando. Agrega las zanahorias, el apio y el ajo; cocina, moviendo también, otros 5 minutos, o hasta que la cebolla esté suave y empiece a tomar color.

 

Sube un poco la flama, incorpora la carne molida y cocina, moviendo y separando la carne con una cuchara de madera, hasta que se dore. Añade los champiñones y cocina 1 minuto más. Vierte el caldo, el vino (o el caldo adicional), los tomates con su jugo, la pasta de tomate y las hierbas secas; mezcla perfectamente. Deja que suelte el hervor, tapa y deja cocer a fuego lento 45 minutos, moviendo de vez en cuando. Agrega el perejil y sazona al gusto.

 

Precalienta el horno a 180 °C. Para la salsa, mezcla la harina de maíz con un poco de leche en un tazón pequeño, hasta formar una pasta suave. En una cacerola, calienta la leche restante hasta que esté a punto de hervir, y vierte un poco en la mezcla de harina; revuelve bien. Regresa esta mezcla a la leche de la cacerola. Deja que suelte el hervor, moviendo hasta que espese la salsa; hierve 2 minutos a fuego lento. Añade la nuez moscada y sazona al gusto.

 

Con una cuchara, sirve la mitad de la salsa de carne en el fondo de un molde refractario o bandeja para asar con capacidad de 3 litros. Cubre con la mitad de las hojas de lasaña; sirve el resto de la salsa de carne y cubre con otra capa de pasta. Vierte la salsa blanca, cubriendo la lasaña por completo. Espolvorea encima el queso rallado.

 

Coloca el molde sobre una bandeja de aluminio y hornea 45 minutos, hasta que la lasaña espume y la cubierta esté ligeramente dorada. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de servir.

 


Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente